Home Cajón de sastre Correr no es tontería
Banner
Varios

{jcomments off}Todo corredor experimentado sabría hacer de la vida una carrera. Una carrera bien hecha: conociendo los propios límites, viviendo cada momento sin perder de vista dónde está su meta, colaborando con quienes encuentra en el camino, reconociendo a quienes la facilitan en algún momento, agradeciendo, valorando el esfuerzo... etc. La vida, sin embargo, tal como nos la han presentado parece invitar a lo contrario. Tengamos presente siempre que podemos elegir los modos de afrontar cada recorrido sin perecer en el intento.

Carrera trágica
Salida para cualquiera
Llegada sólo para locos (con cabeza)

A ti insensato cuya obsesión es el tiempo
y avanzar sin horizonte o particular meta,
La multitud te acompleja y temes ser lento
Acabarás magullado en alguna cuneta.

Prisas estúpidas para el breve contento
Celebras el kilómetro y continúas a tientas
Ni lluvia, ni frío, ni bruma, ni viento
Sigues con prisas y las manos calientas.

Se bifurca el recorrido, ¿estás bien atento?
Inoportuno requiebro y... ¡oh, disonancia!
Encuentras un obstáculo y empujas sin tiento.
Rebasas al rezagado y se acrecienta tu ansia.

Ignoras al público que te ofrece su aliento,
Con torpe zancada descuidas la elegancia.
Te aturde un gemido sobre el sucio cemento.
Escuchas a lo lejos: será la ambulancia.

Llega la sorpresa y blasfemas por dentro
Otra empinada cuesta: ¡maldita la gracia!
Correr es cansado, te dices subiendo.
De repente un despiste, un tirón; se torció, ¡ay que dolor!!!

Te palpas el muslo: -¡Eh, el del avituallamiento!
Insistes: -¡Parad la carrera, haced el favor!
Alguien te presta su incómodo asiento
-¡Cálmate amigo, ya vienen por tí, so copón!

Aquella sirena aullaba el tormento
mientras tú tiritabas con gran desazón.
Pensabas en las caras de alegría y esfuerzo:
¡Ya poco quedaba pero regreso al balón!!!

 

cansado

Ultima actualización (Lunes 11 de Febrero de 2013 20:10)