Home Crónicas Un entrenamiento de miedo
Banner

 

Pasó por estas fechas hace unos años, pero no muchos.

Un atardecer de un día caluroso para ser otoño, me puse los pantalones cortos y salí a correr. El recorrido era el de siempre, 2 kms de subida por una pista hasta un pueblo que se llama La Torre de Amargós y luego, sin dejar de subir, 4 kms más por asfalto hasta llegar a otro pueblo llamado Castellnou. 300 mts de desnivel +. Un par de minutos de descanso para beber agua y vuelta, esta vez de bajada, por el mismo camino. Total 12 kms.

Castellnou tiene unas vistas extraordinarias del Montsec y de los atardeceres de las tierras de La Ribagorza, pero no le sirvió de nada para que en la segunda mitad del siglo pasado sufriera la despoblación. Ahora, en él solo quedan un par o tres de casas habitadas. Aunque peor suerte tuvo La Torre de Amargós, el pueblo que hay en medio del recorrido, que quedó totalmente abandonado.

A la ida, iba corriendo de espaldas al sol, pero sabía que éste iba bajando hacia el horizonte porque mi sombra cada vez era más larga sobre el asfalto. Cada vez notaba menos su calor, ahora ya débil.

Había salido a correr para disfrutar, sin forzar la máquina. Llegué a Castellnou tranquilamente. Mientras bebía agua miré a lo lejos y vi que el sol ya estaba justo encima del horizonte y pronto empezaría a esconderse. Guardé el bidón en la mochila y empecé a bajar corriendo por el camino que había subido. Poco a poco notaba cómo la luz cada vez era más floja. El sol acababa de esconderse cuando llegué al pueblo de La Torre de Amargós. La visión de las nubes de color rosado era espectacular.

Dejé atrás el cartel de la entrada del pueblo y después de unos 50 mts me pareció que un corredor me seguía. Oí detrás de mí los pasos que había oído en miles de ocasiones en entrenamientos y carreras.

Como llevaba muchos años corriendo por esta zona y nunca había visto a nadie corriendo por aquí pensé: "¡Hey! ¿de dónde vendrá este corredor?"

Podría ser alguien que estaría haciendo algún entrenamiento heavy y que venía de lejos porque por los pueblos de esta zona no hay aficionados a correr.

Pero me giré y no vi a nadie. ¡Qué raro! Juraría que había oído a alguien.  

Seguí corriendo mirando al pueblo abandonado ahora justo a mi izquierda. Al cabo de un momento, otra vez. Los pasos de un corredor que me seguía. Me giré hacia la izquierda pensando que sería el corredor de antes, pero no vi a nadie. Sin dejar de correr me giré hacia la derecha y tampoco había nadie. ¡Qué mosqueo!

Por estas tierras no hay ningún ruido, ninguna actividad humana, es todo pura naturaleza, así que pensé que los pasos que oía serían los míos propios que, de alguna forma, rebotaban en los muros de las casas del pueblo y me llegaban de vuelta con un pequeño retraso temporal. No me lo creí, pero no encontré otra respuesta.

Veinte segundos más y otra vez los pasos. Por tercera vez, me volví a girar, y allí no había nadie. Intenté pensar en otra cosa. Esos pasos tenían que ser los míos rebotados en la pared sí o sí. Ya no había otra posibilidad.

Pero al final oí como un resoplido. El típico que hacen los corredores cuando sacan el aire, y …..

…..yo no había resoplado.

 

Ya era casi de noche. Me giré y allí no había nadie. En ese momento aceleré el ritmo todo lo que puede y salí disparado de aquel pueblo. Cuando llevaba unos 500 metros, ya fuera de sus inmediaciones, bajé el ritmo un poco, no mucho, hasta llegar a casa. Desde que salí del pueblo no volví a oír ningún ruido extraño

 

Hasta aquel día había hecho ese recorrido muchas veces y nunca me había pasado nada igual. Y después lo he vuelto a hacer también muchas veces y tampoco me ha vuelto a suceder.

Yo no creo en fantasmas ni en fuerzas sobrenaturales pero cuando me acuerdo de esta historia siempre me quedo pensando ¿qué pasó aquel día?

También he corrido por el monte tanto de día como de noche y he oído muchos ruidos en la naturaleza. Pisadas de animales grandes y pequeños, el ruido de las hojas del suelo cuando las mueven al andar, gruñidos, resoplidos, alguna pequeña rama que se rompe,…. y también he oído muchas veces las pisadas de los corredores. Entonces ¿qué es lo que oi?

Y finalmente me pregunto,

No conozco a nadie de la zona que corra pero ¿lo hubo alguna vez en un tiempo pasado?

 

 

Ultima actualización (Miércoles 29 de Octubre de 2014 15:44)