CALDELAS VEGAN TRAIL 2016

SALIDA

En Catalunya le llamamos boira pixanera. Es la niebla que te moja. Y hoy la niebla moja.

¿cuánt@s corredor@s somos? A mi me salen un@s 25 ó 26.

Llega Manuel Roldán coge el micro y hace de speaker. El mensaje es breve pero contundente:

“Buenos días.

¡¡¡ Bienvenidos a la Caldelas Vegan Trail 2016 !!!

Ha habido un cambio de última hora y van a salir unos kms de más. Váis a pasar por ríos, bosques y montañas. Váis a ver castaños centenarios. Váis a disfrutar de la naturaleza salvaje de estas tierras. Y cada 7 kms váis a tener avituallamientos totalmente veganos.

Si tenéis algún problema durante la carrera solo tenéis que llamarme.

Y nada más.

¡¡¡ Suerte a tod@s !!!

Y empieza la carrera.

Después de oir esta introducción de Manuel la verdad es que me quedo un poco acojonado.

Nada más salir ya iba en el grupo de cola con 3 corredor@s más. Decían que iba a hacer sol y, como el año pasado me dió un golpe de calor, pues a reservar fuerzas que más adelante seguro que las necesitaré.

 

EL CORTAFUEGOS (o no)

Vamos aproximándonos a la temida subida por el cortafuegos. Pero pasa el tiempo y no llega. La niebla sigue persistente y va calando poco a poco. El papel con el perfil de la carrera que llevo en el bolsillo está empapado. Las pastillas de sales que llevo en el otro bolsillo se han fundido con el agua. Todo está mojado.

Sigue pasando el tiempo y seguimos subiendo. Llevamos una hora y media y no hemos llegado al cortafuegos. Seguro que nos hemos perdido. No es normal. Con el ritmo que llevamos ya hace rato que tendríamos que haber llegado.

De golpe, entre la niebla se vislumbra la figura de un gigante.

Hostia que susto !!

Pero tranquilos, es un generador eólico….¿¿??

Suena un poco al Quijote, no?

Eso quiere decir que estamos en la cumbre y no hemos pasado por el cortafuegos. Pero vamos siguiendo las marcas de la carrera. ¿qué ha pasado? ¿qué hacemos?

Seguimos corriendo un rato por la cumbre hasta que ¡milagro! , nos encontramos un coche en mitad de la sierra. Es de la organización. Le preguntamos y nos comenta que les ha pasado a tod@s l@s corredor@s. Alguien ha cambiado los carteles más abajo y ha cruzado las carreras, pero nos dicen que hay que seguir para bajar como estaba previsto.

Dejo atrás a l@s otr@s 3 corredor@s y a partir de aquí hago el resto de carrera prácticamente solo, adelantando únicamente a otros 3 corredores. Se hacen realidad las promesas de Manuel. Bosques, ríos, cascadas, castaños gordotes. Todo verde, todo salvaje. Subidas infernales, bajadas vertiginosas.

Llego a las pasarelas del rio Mao que me llevan a Fábrica da Luz

 

A FABRICA DA LUZ (o la tortilla de patatas)

En el avituallamiento de A Fábrica da Luz veo que la única persona que hay en el puesto es Divina.

¿Divina? ¿qué hace Divina aquí?

-        Hola, ¿qué haces aquí?

-        Bueno, he venido a verte y la persona que estaba en el avituallamiento me ha dicho si podía quedarme yo al frente porque tenía que ausentarse un momento.

-        ¿Hay réflex? A este hombre le duele la rodilla. – Acabo de adelantar a un corredor que llega lesionado – .

-        No sé si hay réflex, ahora cuando venga el chico lo miramos. Pero comer algo mientras tanto.

Hay un montón de cosas para comer. Todo vegano. Pero mi mirada no puede desviarse de la tortilla de patatas. No me preguntéis qué más había en la mesa, no os lo sabría decir. Solo sé que había tortilla de patatas.

No quiero comer mucho, he mirado el perfil y ahora viene una subida que no me hace ninguna gracia. Más que una subida parece una pared. Así que como 4 trozos de tortilla y me voy para arriba.

 

LA SUBIDA (o la pared)

La subida no tiene desperdicio. Va al lado de una tubería de agua que baja casi vertical desde una antigua central. La tubería baja, yo subo. El camino…. (¿he dicho camino?)…sube derecho sin zigzagueos hasta una necrópolis y después hasta arriba de todo de la montaña, desde donde hay unas vistas privilegiadas del cañón del rio Sil. Me quito las piedras de las zapatillas mientras contemplo el paisaje y me recupero un poco.

Después, a bajar otra vez al avituallamiento de A Fábrica da Luz pasando por una antigua acequia con vistas buenísimas del rio Mao. Mientras bajo voy pensando en la tortilla de patatas. Y voy pensando que todavía debe quedar tortilla porque cuando me he ido quedaban 2 tortillas grandes y no hay mucha gente detrás mío.

Efectivamente, todavía queda tortilla de patatas. Como 3 ó 4 trozos y cruzo el rio en dirección al último avituallamiento.

A estas alturas ya no estoy para intentar no mojarme los pies, así que cruzo directamente el rio Mao metiendo los pies en el agua. La verdad es que después de cuarenta y pico kms sienta fenomenal el agua fresquita en las piernas.

 

META (o Castro Caldelas)

Subida, bosque, más subida, bajada, subida…..

Pasan los kms hasta llegar a Castro Caldelas.

10 metros antes de la meta veo a Pedro, Divina, Sejo, David….y a Diana y Faust que se han quedado un montón de horas para verme llegar.

En el arco de meta está Manuel felicitándome. Todo el mundo me felicita.

Qué subidón !! Hasta Carlos me felicita por Whatsapp !!

 

Miro el cronómetro.....13 horas.

Al cabo de un rato llega otro corredor con gps. Le pregunto cuánto le ha salido. Me enseña el peluco.....62 kms.

Jajajajaja

Pero si yo me había apuntado a una carrera de 50,5 kms !!!

Pues sí, la profecía de Manuel antes de dar la salida se ha cumplido, “van a salir unos kms de más” – decía – .

En resumen, podría habeme quedado durmiendo en casa, haberme levantado tranquilamente a desayunar, dar un paseo hasta la hora del aperitivo. Después de eso podría haber comido una buena comida y haberme pegado una buena siesta.

Pero en lugar de eso estuve en la Vegan Trail.

Y no me arrepiento.

Aunque acabara con las Saucony destrozadas !!!

GO VEGGIERUNNERS !!!

IMG-20160704-WA0000

IMG-20160626-WA0010