El club por dentro. Así somos (Entrevistas)

 

10646788 10202802910495105 6177950123331252180 nAgosto 2014. En una ruta ciclista con unos amigotes por el Pirineo veo un cartel de carretera que me flashea. Acababa de llegar a Roncesvalles y en el cartel, con forma de flecha, se leía: “Santiago de Compostela. 790”.

¡¡¡Ese era el cartel en el que Pedro se había hecho una foto y que servía como de salida  en su reto de hacer el Camino de Santiago NON STOP!!! Sin dudarlo, le dije a un colega que me hiciera una foto de recuerdo debajo del cartel.

Y no, vuestra mente no os está traicionando, NON STOP quiere decir que se montó en la bici y no paró hasta que llegó a Santiago de Compostela. Unas 40 horas le llevó!!

Ese fue su primer reto solidario para conseguir fondos para santuarios y protectoras de animales. Después vinieron otros como la Transpirenaica por los animales NON STOP (lo que significa ir del Mediterráneo al Cantábrico en bici a través de TODOS los puertos de montaña posibles), o la Basta Corrida Veg Tour junto con Paolo Barbon (esta vez por etapas pero con más de 2.800 kms de recorrido).

Hoy le hacemos entrevista desde la UDV y por preguntas no será:

 

1.   Hola Pedro ¿de dónde sacas las proteínas para hacer esos pedazo de retos sin comer carne? Jajajaja. No, que es broma, nuestros lectores de la UDV son expertos en este tema.

En realidad, la primera pregunta que se nos viene a la cabeza hacerte es ¿qué se siente cuando te montas en la bici y te quedan todos esos kms por delante?

 

Hola a todxs!.13667793 10207043693392027 7836382169583457361 o

Sobre todo mucha responsabilidad por la equipación que llevo puesta, sabiendo que en lo que a mí me toca, represento a muchas almas que ahora sufren y mueren tras esos muros, y también a muches compañeres veganes, deportistas o no, que también abrazaron en su momento esta postura ética que es el veganismo. Al mismo tiempo es una gran motivación, cuando se llega al comienzo de estos retos hay que llegar con los “deberes” hechos y siempre he tenido mucha confianza en mí, aún así sabes que van a llegar momentos que vas a sufrir mucho, en especial la resistencia al sueño por momentos es lo más crítico, pero también sabes que no te puedes rendir, sería humano hacerlo llegado a un punto pero, bastantes comentarios bastante bizarros hay que aguantar ya, como para encima que nos digan que (recurriendo por ejemplo a tu broma inicial) hemos tirado la toalla por decir algo, por falta de proteínas, jeje.

 

2.     Haciendo ejercicio tan intenso y continuado sin parar es normal que aparezcan las tan temidas pájaras, ese momento en que las fuerzas sencillamente se van ¿Tienes alguna fórmula mágica para eludirlas?

 

La verdad que desde que me hice vegano, que ya va la cosa para 8 años, he notado especialmente que mi rendimiento deportivo se convertía en algo muy estable y lineal a lo largo de las horas, los altibajos en el rendimiento iban desapareciendo bastante. En estos retos en concreto los bajones han sido más por tema anímico, como quizá no puede ser de otra forma tras 40 y hasta 50 horas, y sobre todo en cuanto a la lucha contra el sueño, pero no energéticamente, donde he descubierto que la alimentación 100% procedente del mundo vegetal hace que el nivel de energía sea más constante, al menos esa es mi experiencia particular y hasta donde he podido contrastar, también les ocurre a otrxs compañerxs deportistas veganxs… y si no dímelo tú, Sr. Maratón, jeje ;)

 

3.    En un reto de 50 horas seguidas montado en la bici, cuando llega la noche tienes que seguir pedaleando ¿Qué se siente y cómo se afronta ese momento sabiendo que aún quedan muchísimos kms por delante?

 

13652937 10207043679391677 7503321659301016464 oUfff me ha dado escalofríos leer esta pregunta, muy bien tirada por cierto. El final de la segunda noche de la “transpi” fue lo peor de todo, el Garmin me había petado porque no soporta demasiadas horas seguidas de funcionamiento, y no sabía cuánto me quedaba por delante, entonces paré al coche (autocaravana) de apoyo y le pregunté a LuisMi que iba conduciendo (uno de los cuatro bastiones que sacaron lo mejor de mi junto a Diana, Graziella y Stefano) cuanto me quedaba, luego me confesó que no me lo quería ni decir: 127 kms, jamás se me olvidará esa cifra, que en ese momento me parecían 127 bofetones, pero bueno, como se suele decir en argot ciclista, “apretamos el culo” y tiramos adelante con el apoyo de ellxs. De ese momento recuerdo especialmente que Stefano iba durmiendo en la caravana y no le gusta hacer bici de noche, pero estaba totalmente dispuesto a vestirse y salir a rodar conmigo, entre todxs pudimos convencerle de que no lo hiciera, eso fue algo que me conmovió mucho y me hizo sacar fuerzas de flaqueza. Luego paradójicamente con el amanecer de la que sería última mañana del reto, vino mi “resurrección”. Allí viví uno de los momentos más emocionantes del reto mientras ascendía el infernal Ahuski, estrenando ya el pirineo navarro, junto a LuisMi que se calzó sus zapas y corrió a mi lado unos buenos kilómetros hasta que hicimos cima juntos. Fue algo que aún me pone los pelos de punta. Recuerdo con una sonrisa que Gra y Ste decían que iban en la caravana como si estuvieran en el cine viendo una peli: comiendo palomitas mientras nos miraban, jajaja. Sacaron lo mejor de mí en los peores momentos. Sin semejante equipazo no lo hubiera conseguido, sin duda alguna.

 

4.     Seguro que hay muchos momentos que tienes grabados en la memoria, en que lo pasaste muy mal pero que pudiste superar y que finalmente te llevaron a la “victoria” ¿Quieres compartir alguno con nosotrxs?

 

13698045 10207043536908115 5676344886477873642 oOs he contado el que sin duda fue el peor y uno de los (muchos) mejores.

Otro que recuerdo mucho fue con el primer amanecer (no sé por qué, con el final de la noche al menos a mi, siempre me vienen los peores momentos), acababa de coronar el Col de Mente e iba bastante grogui de nuevo pasando una crisis de sueño. Diana me hizo descalzarme y caminar sobre la hierba fresca. Hicimos, junto con LuisMi, unos ejercicios de estiramientos, relajación y meditación, también me refresqué la cara en una fuente natural que había con agua fresquita. Recuerdo tantos flashes bonitos… Al coronar el Aspin llevaba el estómago bastante cerrado por el esfuerzo y además de la sandía y melón fresquitos que siempre me tenían preparados para cuando llegara arriba de cada puerto, Diana me había preparado un poco de mijo y le dió forma de corazón, que jodido estaba pero ¡que grandes!. También recuerdo que Graziella lo pasó fatal el primer día en la caravana de camino al comienzo del reto porque le empezó dando mareo el curveo de la carretera, pero apretó los dientes y superó ese malestar poco a poco, fue muy grande y luchó como una leona de principio a fin. También recuerdo con mucho cariño que subí el Tourmalet, que abajo en el valle era un horno con 42 grados si mal no recuerdo, con la compañía de Graziella y Stefano que pedalearon a mi lado con sus bicis… Ste de hecho hizo también conmigo el anterior (Aspin) y el siguiente (Aubisque) además de haberme llevado en carroza desde la salida, los 60 kilómetros llanos del reto sin dejar que le diera relevo, y acompañarme pedaleando también hasta arriba del primer puerto, el Col de Jau. También hizo conmigo los 40 kms finales para darme los últimos ánimos. En fin, podría escribir una enciclopedia aquí con todo lo que me dieron para conseguirlo entre todxs (a quien le apetezca leer el supertocho, tengo la crónica en “mis notas” de facebook). Fue un orgullo compartir esto con ellxs cuatro y lxs dos perritos de Gra y Ste que también vinieron, Nera y Doriano, que colaboraron y me dieron muchas sonrisas y mucha ternura en los malos momentos.

 

5.     En retos como los que te marcas son fundamentales les compañeres que te dan apoyo con el coche de avituallamiento. El año pasado en la Transpirenaica estuvieron, entre otrxs colegas, Diana y Luis Miguel de la UDV. Todavía se me ponen los pelos de punta cuando recuerdo la foto de todo el equipo con los pies en el Cantábrico una vez conseguido el reto.  ¿Qué te da el equipo de apoyo en un reto salvaje de los que haces tú?

 

13686728 10207043717592632 8966248202768210298 nEsa foto que nombras precisamente, la tengo de fondo de pantalla en el portátil desde el que te escribo esta entrevista. Que momentos en aquella playa!, estaba en una nube, quería reir, llorar, me acordaba de mi madre que siempre me da fuerzas desde arriba… todo al mismo tiempo. Ver el mar en aquellos momentos fue la gloria para mi, sentir la arena de esa playa en mis pies fue lo que soñé durante las 50 horas anteriores, y tras tanto esfuerzo por parte de todes, por fin era real!!.

Ya veis que ya os he ido contando en las anteriores preguntas sobre elles casi “sin quererlo”, jeje, fueron TODO para mi, fueron prácticamente mis piernas. Además de lo material: comida (este punto muy destacable, en especial Graziella que fue la chef oficial del reto, muy bien salvaguardada por Diana y Luismi, se pegó una gran paliza, incluso semanas antes del reto, organizando todo lo que había que comprar, llevando idea de qué platos preparar… Ya sabéis lo gran cocinera que es!) la bebida, la posibilidad de asistencia mecánica si tenía algún problema con la bici,… Pero ya veis que más allá de lo evidente, me dieron con su cariño y con el esfuerzo brutal que elles también pusieron a esto, la posibilidad de conseguirlo. Diana me daba masaje con árnica en las rodillas prácticamente cada vez que paraba a comer o abrigarme arriba de cada puerto… uffff la gloria!!!. Para elles fue también un esfuerzo de muy grandes dimensiones pero dieron todo y además de por los animales y por la gente que nos seguía y el veganismo en general, sentía que por ellxs no podía tirar la toalla, supieron elevarme cuando más jodido estaba en especial, sacarme una sonrisa y darme un abrazo cuando más canutas las estaba pasando, y así todo acabó saliendo de maravilla. Si algún día estoy en un lecho de muerte, espero que una de esas bonitas imágenes que dicen que te pasan por delante como una película de tu vida, sea aquellos momentos en la playa de San Juan de Luz junto a elles. Me lo quedo para siempre, ¡como no hacerlo!

 

6.     Bueno, este año toca nada más y nada menos que la IronMan de Niza. En este reto has añadido la natación y la carrera a pie al ciclismo. ¿Cómo ha sido esa transformación?

 

Pues ahora ya al final de la temporada se va haciendo un poco duro mentalmente como bien dices para dos disciplinas que no son las mías. Como sabes, bici “échame toda la que quieras”, pero en especial la natación en piscina para los volúmenes que estamos manejando a estas alturas se me está haciendo algo aburrido y pesado… Pero bueno ¡es lo que hay! Ahora mismo, las mayores o menores ganas con las que cada día pueda coger según que entreno es prácticamente intrascendente, de nuevo toca “apretar el culo” y cumplir. En el running he mejorado mucho respecto al año pasado, aunque tiene narices que mi primera maratón vaya a ser dentro de un Ironman (ya he hecho varias medias maratones y un par de medios Ironman)… De momento los entrenos van muy bien y muscularmente acepto muy bien el cambio de disciplina. Como bien dicen los sabios del Ironman, “lo jodido del Ironman no es hacerlo, es entrenarlo”, y bien cierto que es, te encuentras con días que vas con una pata y días que no vas ni para atrás; días en los que ves desde la ventana como se menean las palmeras y solo te apetece volverte a la cama, días de viento, frío, lluvia,… pero si algo he aprendido con el tiempo es que, a pesar de tener un motor de lo más normal (esto aún mucha gente no se lo cree que diga algo así, pero es la pura verdad, yo no gano carreras ni hago podios, no tengo esa genética y soy un tío del montón, dicho esto sin falsa modestia alguna, es la pura realidad), se que tener opciones de cumplir retos de este calibre a mi me lo da la constancia, la tenacidad y la regularidad, que eso si puedo alardear de tenerlo, aunque esté feo decirlo. Y un punto de cabezonería e incluso por qué no decirlo, de “necesaria” locura que estimo que hay que tener para siquiera plantearse y ya no digamos llevar a cabo estas cosas.

 

7.     Sabemos que los retos que te marcas son el fruto de muchas semanas de entrenamiento. ¿Cómo decides un reto y cómo lo preparas?

 

Hasta la fecha han surgido de forma más o menos espontánea. Siempre se me ha dado mejor la ultradistancia, se que es mi fuerte, no soy nada explosivo y menos conforme pasan los años, eso es normal, pero si llevo bien el paso de las horas en el esfuerzo, o al menos, “menos peor” que otra gente. Así que tras lo del Camino de Santiago, pensé en esto de los Pirineos, ya que a mí lo que más me encanta del ciclismo es subir puertos… ¡y bien que me harté!  jeje. Lo preparo durante toda la temporada, llevo trabajando a distancia desde septiembre de 2013 o así con un gran entrenador, Nacho (su web es outsider.es) y estoy muy contento con él, siempre saca lo mejor de mi y ya me conoce muy bien claro, con la tontería son ya cuatro temporadas trabajando juntos y muy contento la verdad.

 

8.     Tus retos son una forma de decir al mundo que sin comer animales se puede hacer deporte a un nivel intensísimo. Y también sabemos que tienen el objetivo de recaudar fondos para santuarios y protectoras de animales. Pero tu activismo no es solo deportivo…

 

Por supuesto. Considero que el deporte es una ventana tan bonita para mostrar que no necesitamos que un corazón muera para que el nuestro siga latiendo… Pero, al fin y al cabo, esta es la combinación de las dos pasiones de mi vida: los animales y el deporte. Debemos ser todo lo proactivos que podamos, así que trato de ser activista también en otros ámbitos: impartir charlas sobre veganismo cada vez que hay un foro y me plantean la ocasión, también activismo en cuanto a manifestaciones y acciones para tratar de defenderlos. También por supuesto trato de difundir por las redes tanto el veganismo en general como esos iconos para el veganismo tan importantes como son los santuarios, etc.

 

9.     Ahora vamos a la parte ética. No comes animales ni usas nada que proceda de la explotación animal ¿cómo llegaste a este punto?

 

13669369 10207043681911740 8534594520564552951 oLa verdad que hace esos casi 8 años no había nadie prácticamente que interactuara contigo para contarte de todo esto, y aún no tenía ni facebook ni redes sociales, así que más o menos tuvo que “encendérseme” la bombilla por mí mismo. Y hubo un día, que fue un día en el que tampoco es que me pasara nada en concreto, pero digamos que me estalló en la cara sentirme un hipócrita. Cuando iba en la bici y veía un perro o un gato abandonado en una gasolinera me sentía fatal y ya tenía el día amargado, y mientras me había dejado descongelando en casa un chuletón, por poner un ejemplo. Me di cuenta que usaba un doble rasero moralmente inaceptable, puesto que unos y otros animales pueden sufrir y sentir como nuestros perros y gatos, a quienes nunca soportaríamos hacerle nada de lo que les hacemos a les otres, ni que se lo hiciera otra persona ni en nuestro nombre ni de ninguna manera, al fin y al cabo elles sienten también como nosotres. En un principio dejé la carne solamente, pero en cuanto descubrí los horrores de la industria láctea y del huevo, era absurdo seguir con ello. Era un camino a medio caminar, y enseguida lo dejé rápidamente también. Por supuesto el veganismo es mucho más que la alimentación, es oponerse a cualquier otra explotación animal como en pieles, entretenimiento, experimentación, compra-venta, etc. Aunque está claro que en cuanto a la alimentación es lo que más le cuesta interiorizar a la gente porque es lo que tiene las raíces más profundas y quizá en lo que más hay que enfatizar por ello y porque es lo que se lleva la inmensa mayoría de vidas en el holocausto animal.

 

10.  En aquel momento, ¿tuviste miedo que mermara tu rendimiento deportivo?

 

Siempre da inseguridad o incluso miedo como dices, a desenchufar de matrix, como yo suelo decir siempre, empiezas una aventura nueva que se sale de lo que te han enseñado en casa, en la tele y en el cole, cuesta derribar esa telaraña tan bien y sutilmente tejida, pero más aún hoy en día, en la era de la información, tenemos internet y en concreto más y más ejemplos de que deportistas de altísimo nivel no solo han sostenido su nivel sino que lo han elevado al empezar y continuar una dieta 100% vegetal. Enseguida fui viendo que no sólo no perdía, sino que como contaba antes, ganaba en muchos aspectos. Hoy, con casi 44 años, hago cosas que hace diez no me atrevía ni a soñar. Y por suerte solo soy une más en medio de un mar cada vez más creciente e imparable de personas que, deportistas o no, demuestran que no solo se puede ser vegane, sino que en el aspecto de la salud es mejor y no tenemos la ristra de enfermedades aparejadas a una dieta con productos animales, que por alguna extraña razón de pronto las hacen “invisibles” mientras como dice el gran Gary Yourofsky, seguimos esperando a que ingresen al primer vegano del mundo en un hospital por falta de proteínas. ¡Que locura todo!

 

11.  ¿Cómo está el rollo veggie en Murcia?

 

En cuanto a restaurantes, en la capital está el tema en un auge brutal, ya hay bastantes restaurantes veganos o vegetarianos, y muchos sitios donde te ofrecen opciones veganas, ¡una maravilla! Aquí, en Cartagena, la cosa está aún bastante parada, tenemos a La Sella, un maravilloso restaurante donde se come y cena de vicio, y lo tenemos como oro en paño les veganes, jeje, porque esa es otra, ya está más que demostrado que les veganes no comemos solo lechuga ¡digo yo! jaja. Mucha gente cuando visita restaurantes como este o cualquier otro vegano se le saltan las lágrimas de puro placer, entonces si en este lado de la balanza tenemos justicia y ética para los animales, el planeta y el tercer mundo, además salud y además gastronomía increíble y sabores deliciosos… ¿qué nos queda en el otro lado de la balanza para sostener que hay que seguir originando este holocausto intemporal y sin precedentes a esos seres inocentes e indefensos? Esto es insostenible y cuanto antes paremos, mejor será para todes, pero en especial para esos pobres seres a quienes con nuestras decisiones llevamos a una existencia efímera y aterradora, al horror y a la muerte.

 

12.  ¿Qué significa para ti pertenecer a la UDV?

 

Para mi fue y ha sido todo un descubrimiento. En esta fenomenal asociación he descubierto un montón de gente sencilla y muy sana en todos los sentidos, de los que aprendo cantidad, me encanta ver sus posts en el grupo de facebook que tenemos, sus crónicas… son una pasada. Y egoístamente, siempre me han apoyado a muerte con los retos, dándome su cariño, sus mensajes, además por si fuera poco siempre han hecho un donativo espectacular para las causas para las que he tratado de recaudar un dinero a través de esto… No tengo palabras. En noviembre el bueno de Manolo hace la tercera edición de la Candelas Vegan Trail, que es una maratón de montaña en su querida Galicia, este año me gustaría ir para participar y dar un buen abrazo a todes eses veggies que también estén, sería algo maravilloso. A través de este grupo he hecho muchas amistades: vosotres mismes Eze y Divina, Rubén, Fabri, Tony, Mar, Manolo, Neretxu, Krispula, que puedo decir más ya a estas alturas de Diana y LuisMi, Carlos, Mario,… Voy a ser injusto porque seguro que me olvido a alguien aquí escribiendo a lo rápido, pero vamos, un orgullo pertenecer a este grupo tan fantástico.

 

13.  Ahora la pregunta estrella: Dinos qué representa para ti una bicicleta

 

13653065 10207043800434703 884988902840874537 oLibertad. Es donde me desenchufo del mundo, donde pongo en orden mis ideas mientras disfruto de lo que mis piernas generan y el viento me da en la cara. Ayer hice 180 kms de bici (luego 12 de running, para que no se quejen los runners del grupo, jeje), y en la parte de arriba de Sierra Espuña me crucé con una pareja de arruis, con un jabatillo y alguna que otra ardilla saludando a mi paso, y pensaba en esos instantes: “por esto ya ha merecido la pena las 8 horas de entreno de hoy”. Esa sensación de paz, silencio y conexión con la naturaleza en tu esfuerzo mientras te gotea la nariz y las piernas… Sé que sabéis de lo que hablo.

Recuerdo que compré mi primera bici de carretera con 18 años a un amigo. Un acero de segunda mano, mi mítica Zeleris que aún conservo de puro cariño. Recuerdo que cuando me la dejó para la que la probara me monté en ella y pensé inmediatamente que acababa de encontrar el deporte de mi vida. Y hasta hoy. No concibo mi vida sin mi bici. Creo que está cerca el momento en el que me tome un respiro con esto de los retos. Es algo increíble pero también es un desgaste de todo tipo. Tanto físico como anímico. Todos los findes los consumes en tirarte todo el sábado entrenando y el domingo con las patas “p’arriba”, económicamente montar estas cosas te hace un agujero brutal del que no te vas recuperando año a año y la bola cada vez más grande. También te llevas algunas decepciones que siempre dejan cicatriz. Pero la bici siempre va a estar ahí y no concibo mi vida sin ella, es así de corta la explicación, con esas 6 palabras en realidad. Cuando me atropellaron el año pasado y tuve que estar casi un mes sin subirme, estaba que me subía por las paredes… La tercera semana ya me estaba yendo al gimnasio a subirme en la bici de spinning con el brazo aún en cabestrillo, jajaja.

 

14.  Y por último, casi siempre acabamos preguntando qué pregunta querrías que te hicieran, con la respuesta, claro.

 

Voy a pensar porque habéis sido muy completos, creo, jeje… Voy a formular una pregunta con la que a veces me tropiezo de manos de compañeres veganes para la cual siempre doy una respuesta que trata de alentarles y que no caigan en el desánimo y en la desesperanza:

¿Cuándo acabará este infierno para los animales?

Esto no lo sabemos, será algo desgraciadamente lento como también lo fueron otras discriminaciones históricas que de hecho aún solo han caído parcialmente (racismo, homofobia, sexismo). Simplemente debemos seguir remando y luchando por ellos, es lo mínimo que les debemos. Si a nosotrxs nos duele, para elles es un infierno cada segundo de su miserable y efímera existencia. Por ello debemos ser todo lo proactives que podamos, ayudar en uno y otro formato a cada persona que lo pide o tiene potencial para darse cuenta de todo esto; difundir el veganismo por cualquier canal que podamos, es una cuestión de mínimos… Cada persona que cambia supone miles y miles de animales que no vendrán a este mundo a sufrir y morir, y cada una de esas vidas cuenta. Debemos seguir para que este holocausto sea cada vez menor, cada día que amanece. Quizás nuestra generación no vea el fin de esto, pero es nuestra obligación dejar el testigo lo más avanzado posible a las siguientes y en definitiva, dejar la más bonita huella a nuestro paso por este mundo: haber luchado para que este mundo sea un lugar más justo y esta humanidad sea más digna y más humana.

 

Os agradezco de todo corazón esta entrevista y envío un abrazo a todes y cada une de eses veggies grandes del grupo. Me llena de orgullo y satisfacción, jajaja, ser une más en el mismo. Aprovecho si lo tenéis a bien, para dejar el link de la web que he preparado para el reto de este año, por si, quien aún no lo haya hecho, se anima a comprar su kilometrito tras mirar un poquito la misma, ver quienes son los beneficiarios, etc.

https://peritoribio.wixsite.com/ironmanporlossinvoz

Gracias por todo de corazón, gracias por estar ahí siempre!!

Go vegan

Pues esto es todo lo que nos ha contado Pedro Jesús, si queréis repetir alguno de sus retos, vosotr@s mism@s. Por nuestra parte, seguiremos de cerca ese Iron Man de Niza el 23 de julio a ver cómo le va.

 

 

Ultima actualización (Martes 27 de Junio de 2017 19:56)