1Corremos por sendero entre arbustos bajos y En Esencia al verme flojo no para de animarme cantando y charlando con los otros corredores, respetando mi mal estar. Los bidones se acaban y todavía no llegamos al siguiente avituallamiento, de repente se oyen unos gritos de alguien que nos anuncia agua fresquita y el kilometro 26. Que alivio. Me cojo una botella de litro y medio y relleno los bidones, el resto me lo bebo y me lo hecho por encima, que calor. Me siento un poco a descansar en la sombra mientras que En termina sus pesquisas y reanudamos la marcha por una pista a un ritmito suave, lo estoy pasando fatal, el estomago no se asienta y al intentar comerme una barrita de proteína se me hace una pasta en la boca digna de Bocasecaman como diría Stefano Mercatali. Voy muy cansado quedan todavía 12 kilómetros y no van a ser un paseo. En marca el ritmo y yo la sigo de cerca protestando y quejándome pero ella sigue animándome como puede, venga un poco más hasta el siguiente avituallamiento! Al llegar el calor nos acompaña, las horas del medio día son muy duras, recargamos los bidones.

Solo quedan 6 k pero Zahir Nam, que al final no participo por trabajo, nos advirtió que este ultimo tramo iba a ser duro. Una pista abierta de gravilla con una subida constante y cuando pensabas que ibas a terminar la ascensión otro giro y otra subida como en el Ahuski con Pedro Jesús López-Toribio. Voy agotado y el sol nos está dando bien. Al llegar arriba empieza el descenso con un trotecillo muy suave, lo que dan las piernas en ese momento. Y cuando me faltan dos kilometros me da una bajona,el flato, malestar, me vienen todos los males. En esencia sigue animándome y tirando de mi pero yo estoy hundido y no me reengancho a correr, tengo que andar.estamos en el ultimo kilometro y la gente me pasa por todos lados, tengo que llegar tengo que poder, En me sigue animando me coge la mano y tira de mi hasta la entrada del pueblo donde se oye el gentío animando, la moral me sube, la adrenalina me inunda y saco fuerzas de donde puedo para entrar corriendo de la mano de mi amor, unas curvas por el pueblo y encaramos la meta donde está Marisa y el final de esta aventura.

Tengo que agradecer a Saioa Ortiz por meternos en este fregao y animarme, además de cuidar de mis piernas, y como no a En Esencia por ser mi luz en esos momentos de oscuridad. A mi suegra por ser nuestro apoyo y fotógrafa oficial. Y ahora a por la siguiente.

Run for life and go vegan!!! 

LM Tres Punto Cero.

2

 

Ultima actualización (Domingo 16 de Octubre de 2016 16:58)