24 HORAS DE ULTRAFONDO DE CAN DRAGÓ. Crónica de una locura.

25/12/2019

Sábado, 14 de diciembre de 2019, 12 horas

Paula“Writer” ya estaba en la línea de salida de las 24 horas de ultrafondo de Can Dragó. A su lado, 27 equipos más. Por delante, muchos, muchos, muchos kilómetros. Pero no estaba sola, 18 veggierunners más se iban a ir relevando en turnos de 76 min cada un@ para sumar el máximo de kilómetros posible.

Objetivo: pasar el máximo tiempo juntos, hablando, riendo, animando, comiendo…y demostrando que se puede hacer deporte llevando una vida sin explotación animal.
Pero atención que llegaba el momento. 4, 3, 2, 1...GO !!!  Ya no había vuelta atrás, esto ya no había quien lo parara.

PRIMERAS 6 HORAS. ¡Tenemos un problema Houston!

Mientras Paula iba devorando la pista vuelta a vuelta y, sin dejar de animarla, el resto del equipo iba acabando de montar el stand veggierunner en el que no faltaba nada. Agua, hummus, manzanas, frutos secos, pasas y, por supuestoRubenella. Stand con faldones, sillas, mesa...hasta una estufa para el frio de la noche. Divina, Mireia, Alex y Andreu se habían pegado un curro guapo guapo.

Casi sin darnos cuenta ya tocaba relevar a Paula. El siguiente, ctor “FiveFingersque sal a la pista como una auténtica locomotora. Un espectáculo ver su estilo barefoot !! Ya eran más de las 2 de la tarde así que, mientras Víctor estaba en la pista corriendo, en la carpa, el resto de veggierunners iba comiendo.

A la que nos dimos cuenta ya era el turno de Silvia “Vida Vegan”. A ella le tocó hacer el primer cambio de sentido. Y es que en estas pruebas, para no correr todo el tiempo en el mismo sentido, cada 3 horas se cambia.

 

Pero esto no fue obstáculo para que Silvia impusiera su ley en la pista. Algún corredor de otro equipo intentó mantener su ritmo pero tuvo que desistir.

Llegó la hora de Jordi “IronMan. Qué se puede decir de alguien con ese apodo. Para Jordi, correr 76 minutos en pista a full es como para el resto de mortales tomarse un café con leche vegetal, por decir algo. La camiseta veggierunner en la pista estaba empezando a tener visibilidad.

Hasta ahora nadie estaba al tanto de la clasificación hasta que alguien dijo “¡oye, que vamos tercer@s!

Y aquí llegó Raúl “Speed Metal”. Como su apodo indica no vino a Can Dragó a pasear. Cuando llegaba al stand le aplaudíamos, pero nada más verlo pasar ya estaba otra vez en el stand. Los 400 metros de la pista se le quedaron cortos. Y con este plan, así sin darnos cuenta, cuando acabó Raúl ¡estábamos los primeros en la clasificación!

Esto nos planteaba un problema porque nadie pensaba que podíamos hacer una buena clasificación. Todo el mundo venía a una prueba deportiva que era la excusa para conocer nuev@s veggierunnes o reencontrarse con l@s que ya conocíamos, pero ahora el escenario era otro. Ahora tod@s estábamos pendientes de la clasificación y tod@s nos hacíamos la misma pregunta ¿os imagináis si acabáramos entre los 5 primeros?

 

SEGUNDAS 6 HORAS. Cambio de estrategia.

Con este nuevo escenario, y ya de noche, salió Sergi “4×4” a la pista. Dice la leyenda que vayas al país que vayas puedes encontrarte a Sergi entrenando. Después de l@s últimas noticias tenía un papelón, ya que se planteó un reto importante, mantener el primer puesto. Pero no solo lo mantuvo, sino que amplió la ventaja con los equipos perseguidores. Y es que este veggierunner ¡últimamente está intratable!

Y entonces entró Rubén “Acho”. Éste es un tío humilde, o eso se desprende de sus crónicas que nos pone en Facebook. Pero os puedo asegurar que el ritmo que desarrolló en la pista de Can Dragó no fue nada humilde, rompiendo todos sus registros de velocidad de la temporada.

El siguiente relevo, Ricard “el relámpago de Sabadell”, era la primera vez que corría con la camiseta veggierunner, pero eso no fue impedimento para que hiciera una carrera espectacular. La estrategia del estrés estaba dando resultados. Aquí no había ningún relevo de relax.

Pasaban las horas voladas y ya era la hora de cenar. En la carpa-sede veggierunner ya se respiraba el olor de la “Escudella”, de las tortillas de patatas, de las empanadas y de las pizzas, todo vegano, por supuesto. ¡¡¡Al ataque !!!

También hubieron problemas con la iluminación del estadio. Durante unas cuantas horas y para poner más emoción a la carrera, la luz iba y venía. Cuando no había luz en el estadio solo veías a l@s corredor@s cuando pasaban cerca de donde estabas, pero al cabo de 10 metros se adentraban en la oscuridad y desaparecían.

Y sin darnos cuenta, llegó Pedro Pedrolo al tartán, el hombre que igual te hace 50 kms en montaña, una maratón en asfalto o, como hoy, se marca un ritmo impecable en pista manteniendo al resto de equipos a raya.

Durante la prueba aprendimos una cosa: puedes ir rápido y perder posiciones y al revés, puedes hacer un relevo normal y ganar posiciones. Porque no depende sólo de tu ritmo, sinó de tu ritmo comparado con el de l@s corredor@s que tienen en pista en ese momento los demás equipos.

Con estas reflexiones llegamos a la hora de Big Eze. Hizo un buen relevo que nos llevó a la medianoche, aguantando 20 minutos con flato en los que perdió algo de velocidad pero recuperándola posteriormente al acabar a full los últimos 25 minutos.

 

TERCERAS 6 HORAS. Llega lo duro

A estas alturas de la noche entra Antoni “personal trainer. Aunque Toni es un multideportista de los buenos nunca había corrido más de 60 minutos, por lo que Can Dragó era un reto también para él y más con la presión del marcador. Su primera actuación con la camiseta veggierunner se puede resumir como fenomenal.

En las primeras horas de la madrugada llegó lo duro. Parece ser que los otros equipos habían guardado sus mejores runners para las últimas 12 horas.

Esto se notó en el siguiente relevo, en el de Sergi “Rock&Roll Lorita, que con una carrera muy rápida pudo neutralizar a los equipos que ya empezaban a pisarnos los talones.

 

Ya eran las 3:30 de la madrugada cuando llegó el turno del frente aragonés. PabloThe Shuffle entró con el ritmo en sus piernas y acabó igual que entró. A estas horas la animación en el estadio estaba bajo mínimos. Pero en la carpa veggierunner seguía la actividad. Rubén, Antoni, Sergi y Eze charlaban hasta que llegaba Pablo. ¡Venga Pablo! ¡Buen ritmo! Pasa Pablo y seguían charlando hasta que volvía Pablo y así vuelta a vuelta.

 

Pasadas las 4:30 entró Luis Numericos a la pista. Aquí no se descansa.Mientras la ciudad duerme Luis sigue dando vueltas con buen ritmo a la pista, aumentando los kms en el marcador veggierunner.

 

ULTIMAS 6 HORAS. El desenlace

La estrategia del resto de equipos de poner runners potentes en la segunda parte de la carrera había surgido efecto. En estos momentos los veggierunners íbamos l@s segund@s, otros equipos nos pisaban los talones… y ¡todavía faltaban 6 horas para el final! La emoción estaba servida.

Al filo de las 6 de la madrugada entró Carlos Gracia Carlicosen la pista. Aquí nadie daba nada por perdido. Carlos no hizo un relevo tranquilo precisamente y nos llevó de la oscuridad y el frío de la noche a la claridad del nuevo día.

Los siguientes relevos los hicieron Bea   “Mehagounamaratónsinentrenary Rubén “De Diez en Diez”, el veggierunner capaz de hacer 10 maratones demontaña en 10 días. Partieron el tiempo de cada uno de los relevos por la mitad y los alternaron, Bea – Rubén – Bea – Rubén, con buen resultado ya que pudieron correr más rápido y 

mantuvieron el segundo puesto que empezaba a estar seriamente amenazado por el equipo que iba en tercera posición.

De esta forma llegamos a la parte decisiva de la carrera. ¿Quién nos iba a decir al principio de la carrera que a estas alturas seríamos l@s segund@s clasificad@s?

Entró Mercedes “Saber y Ganar” a hacer el penúltimo relevo. Su ritmo era bueno y mantenía el segundo puesto, pero l@s tercer@s estaban quemando sus últimos cartuchos dándolo todo. A 

Mercedes le tocó un hueso duro con el runner del otro equipo y nos recortaron la ventaja hasta solo una vuelta.

Si finalmente perdíamos la segunda posición quizás la podía recuperar nuestra última relevista. Y si no, no pasaba nada. Como si quedábamos cuart@s o quint@s. Al fin y al cabo aquí no habíamos venido a ganar.

Pero Mercedes nos mostró el camino: “Que entre alguien fresco media hora, y que remate Marta con el último relevo”. Comentamos el tema con el resto del equipo y, entre tod@s, llegamos al acuerdo de luchar por el segundo puesto.

Con este cambio de estrategia, entró el Veggierunner Misterioso y con las fuerzas renovadas, el quipo

veggierunner aumentó un poco la distancia con el tercer equipo…y comenzó el último relevo.

Zona de boxes, cambio del chip del tobillo delveggierunner misterioso” al tobillo de “La Xana” Marta .

Momentos de tensión. Allí también estaba el equipo que iba en tercera posición. Quizás se alegraron al ver que nuestro último relevo era una mujer. Quizás se alegraron porque no era muy alta o muy corpulenta. Quizás pensaron que podían recuperar la ventaja que les llevábamos.

Pero eso no pasó. Lo que pasó es que Marta, como un viento huracanado que llegaba de Asturias, impuso un ritmo con el que dobló al corredor del tercer equipo. En ese momento l@sveggierunners que estaban en el estadio saltaron de alegría al ver que transcurría el tiempo y se disipaba la amenaza de perder el segundo puesto. En la pista, el runner doblado se enganchó al ritmo de Marta evitando que se distanciara más. Quizás pensaba que Marta no podría aguantar ese ritmo durante mucho tiempo y en ese momento podría recortar distancia.

Al cabo de unas vueltas leyendo en la espalda de Marta “Unión Deportiva Vegetariana / Veggierunners, el corredor “petó” y tuvo que bajar el ritmo viendo como Marta se iba alejando. Ya faltaba poco para la conclusión de las 24 horas y el éxtasis llegó a las filas veggierunners. Las últimas vueltas de Marta hasta completar las 24 horas fueron una fiesta por todo lo alto.

 

Y así se llegó a las 12 horas del domingo 15 de diciembre de 2019.

Equipo Veggierunner, 302kms, 2º clasificado.

Pitido final de las 24 horas de ultrafondo de Can Dragó

Abrazos, felicitaciones, pódium, medallas…

Nadie vino aquí a ganar nada, pero l@s primer@s veggierunners la liaron parda haciendo una actuación espectacular. Y espectacular fue la actuación de tod@s l@s que vinieron detrás para mantenerse ahí arriba.

Atrás queda el esfuerzo de 19 veggierunners, en 19 relevos. Cada uno, una historia que contar. Atrás queda todo el esfuerzo de otr@sveggierunners que estuvieron en la intendencia para que todo estuviera perfecto. Atrás quedan los abrazos, las charlas y las risas de estas 24 horas. Atrás quedan todas las horas, de día y de noche, animando al o la vggierunner que estaba en pista. Atrás quedan los cambios de chip en los boxes. Todo queda atrás, pero eso sí, estas 24 horas de ultrafondo de Can Dragó serán difíciles de olvidar.

NOTA: Tod@s sabemos que el veggierunner misterioso es Sergi G (pero hacer ver que no lo sabéis, jajaja)

Post Data: Dicen que el primer equipo tenía 24 componentes (l@sveggierunners solo 19). ¿qué hubiera pasado si hubiéramos sido 24 veggierunners? Yo no digo nada, pero ahí lo dejo.

 

L@S PROTAGONISTAS

Sergi G
Un fin de semana mágico, compartiendo una experiencia brutal. Desde el momento en que Eze nos embarcó a todes en este proyecto, me pareció que podía ser una gran oportunidad de visibilizar nuestro mensaje, pero en ningún momento pude imaginar que acabaríamos en el podio. Sumad a eso que la mayoría de los equipos estaban formados exclusivamente por hombres, y tenéis un doble golpe de realidad para todos los participantes y para todo el público.

Mención especial para Divina, Mireia, Eze, y no sé si me dejo alguien, por la logística. La organización, aparte de un trabajo titánico, fue simplemente espectacular.

Paula
Tras sólo llevar 4 meses corriendo y ser la segunda vez que piso una pista, para mí ha sido la prueba más dura hasta el momento.

A pesar de eso, ha sido la más emocionante y bonita, no sólo por el gran ambi

entazo que había en la carrera, sino por todo ese equipazo que estuvo dándolo todo hasta el final. Desde los que no se cansaban de animar y hacer el payaso (que hicieron que mis nervios del principio se fueran lejos), hasta aquellos que apretaron y apretaron para seguir defendiendo el merecidísimo podio. Creo que no podía imaginar una mejor manera de estrenarme, tanto en el club como en una carrera así. 

No puedo olvidarme de agradecer enormemente a toda la organización, por lo bien que nos trararon y toda la comidita rica que nos prepararon.

Víctor
Me he estrenado en relevos y en pista, con el mejor equipo del mundo. Sale Paula, mi corazón a 200. Salgo yo, y los cálidos ánimos me acompañan en cada vuelta, mientras miro de reojo la fresca “rubenela”. Ambas me dan fuerzas en la distancia. Hice todo lo que pude para dar voz a los animales, la única razón por la que sudo tanto cada día

Lili
Esperábamos con ganas las 24h de ultrafondo de Can Dragó por varios motivos: por volver (aunque sea brevemente) a mi tierra, y por poder pasar algo de tiempo con les compañeres del club; pero lejos estábamos de imaginar en lo que se iba a convertir este fin de semana.

Llegamos en la posta de Sylvia, y vimos que llevaba muy buen ritmo. En el turno de Jordi nos supimos terceres y acortando distancia con el segundo equipo y la ilusión empezó a aflorar. Ya en el turno de Raúl nos pusimos primeros con la emoción y la presión que eso suponía.

Ya no era un fin de semana “festivo” en el que convivir con otres veggierunners, era una competición seria en la que teníamos que dar voz a los que no la tienen, teníamos que mantener el podio y demostrar que se puede ser vegano y rendir deportivamente.

Más tarde, y a pesar de los constantes apagones de la pista y alguna triquiñuela por parte de otros equipos, nos mantuvimos con una muy buena segunda posición y con mucha ilusión. Quiero mencionar especialmente a les corredores que hicieron los turnos más complicados, de noche y con frío.

Quiero felicitar y agradecer a todo el equipo: corredores, organizadores, animadores… Me siento muy feliz de haber podido animar (con bailes y pompones incluidos) y muy orgullosa del equipo. Somos un equipo maravilloso.

Bea
Crónica de unas agujetas anunciadas:
Empecé a correr la tercera por el final, solo corría media hora y media hora separadas por un descanso de 30’, un 2% del tiempo del fin de semana, pero que te fatiga para el 98% restante del tiempo . No dejé que los rivales nos sacaran vueltas, con eso me di por satisfecha! No puedo estar más agradecida a la organización de Barcelona, gracias al equipo que ha hecho posible que estuvieramos como Marajás el 98%, gracias a l@s 18

vegan runners que se exprimieron por el equipo (la presión de grupo) gracias por las animadoras y gracias por haberme hecho subir al podio en 2019!! Por el primero de muchos triunfos en equipo !!!!!

Pablo
Cuando mi padre me dijo “Vente a Barcelona a una carrera por relevos de 24h en diciembre” he de admitir que aunque las 24h me llamaban la atención sabía que no iba a poder ir por tema de estudios. Aún así al final me presenté y firme una actuación que si bien podría haber sido mejor creo que los del frente aragonés salvamos bastante los muebles por la noche…
En lo personal una experiencia de equipo fantástica y muy contento de haber conocido a muchos veggierunners que también lo dieron todo por ese 2° que sabe a victoria

Luis
Viernes: Coche, karaoke on the road, cena, conocer gente -fantástica-, camarero cachondo, copichuela, apartamento para 7 -compañia aceptable-, dormir. Sábado: desayuno donuts vegan bowl -bien-, Can Dragó, espectacular montaje veggie -gracias Barna Team, os queremos-, conocer más gente -fantástica-, animar, trote suave -30 min-, pizza break, comida, animar, minisiesta, ¡primerxs! -ostia-, animar, pizza break, cena -gracias Barna Team-, no dormir. Domingo: 3am Go!, Pablo en pista -crack-, 4:40am a pista trote suave -1h 10min-, Carlicos Go -crack-, Pablo calienta que sales otra vez -crack-, Bea en pista -crack-, 7:30AM riiing Ruben ¿estás despierto? -megacrack-, animar, no desayuno, ducha -por fin-, retorno a Can Dragó, emoción -a raudales-, abrazos, risas, mucha emoción -os quiero-, comida en Fenicia -rica rica-, risas, coche y fin. NO TENGO PALABRAS PARA DESCRIBIR ESTE FINDE

Diana
Yo he vivido las 24 horas de Can Dragó en la distancia pero muy cerquita en espíritu de todxs lxs VeggieRunners que daban vueltas en la pista.

Si tuviera que dar una razón por la que pertenezco a este club creo que sería la de compartir momentos como el que habéis vivido: personas de puntos muy alejados y muy distintas entre sí unidas por unas convicciones profundas comunes. Convicciones como son la pasión por el deporte y el sentido de justicia hacia los animales. Y la necesidad de demostrar que este camino se puede (y se debe) seguir.

En estas 24 horas non-stop y después de 300km en vuestras piernas habéis demostrado que se puede practicar deporte exigente a alto nivel con una alimentación 100% vegetal. Es un orgullo haber compartido vuestras imágenes y vídeos y mostrado vuestro éxito.

Estoy segura de que ha habido muchos momentos que no se han llegado a retratar y eso no puede ser. En la siguiente gran quedada contad conmigo como reportera gráfica

#orgulloveggierunner

Alex
No corro pero voy a animar las carreras donde corre Sergi. Me encanta animar y ahí cada 400m tuve la oportunidad de hacerlo en un ambiente fantástico con buena compañía y luciendo los pompones de Divina!
Además la carrera era con un fin benéfico que es aún mejor.
Ps: Congratulations al equipo que organizó todo, que consiguió una carpa, vajilla y ollas para cocinar esa escudella tan rica

Antoni 
Fin de semana épico. Empezando el viernes noche por una inmejorable cena pre carrera en la que pude contagiarme (un poco) de la pasión por correr i conocer a una parte de la que será mi familia “VeggieRunner” a partir de ahora. Y acabando con la increíble experiencia de participar en una carrera por relevos en la que me tocó correr de 0:45 a 2:05, récord personal histórico e impensable. Y por si fuera poco, quedando en segunda posición, que grandísimo equipo, tanto los 19 que participamos deportivamente como los que apoyaron al equipo desde la logística y redes sociales (y comida ).

Muy orgulloso y feliz de haberos conocido .

Rubén M
¡QUE ANIMALADA!

Nos juntamos un buen grupo de Veggierunners en las 24h de ultra fondo de Barcelona. Logística perfecta (gracias chicxs) y mucha emoción (conocía a muy pocos compis).

El relevo me tocaba el domingo por la mañana, con más del 80% de la carrera transcurrida. Los nervios aumentaban cuando iba actualizando la clasificación durante el sábado y veía que mis compañeros subían posiciones hasta encabezar la clasificación. No podía fallarles!

Contento con mi relevo, previo susto por no escuchar el despertador .

Enormísimo segundo puesto conseguido por este grupazo de atletas y mejores personas.

Próximamente más y mejor!

Eze
Hace unos años un amigo me invitó a participar con su equipo en las 24 horas de ultrafondo de Can Dragó. Me gustó la carrera y pensé que sería guapo participar con l@s veggierunners, así que este año se lo propuse y aquí se presentaron.

No me pareció un reto organizarlo porque l@s veggierunners solo necesitan estar juntos para estar content@s. Si además les pones comida vegana y una pista de atletismo para correr, el éxito está asegurado. Lo que nunca pensé es que llegaríamos a un segundo puesto !!!

Todo el fin de semana fue mágico pero para mí el momento místico fue pasadas las 4 de la madrugada con Pablo en la pista y Antoni, Acho y yo en la carpa animándole vuelta a vuelta.

Por cierto, el curro de Divina, Mireia, Andreu i Álex…INMENSO

Raúl
El fin de semana se planteaba como una fiesta entre amigos unidos por un mismo objetivo, aunar deporte y respeto a los animales, luciendo la camiseta de los veggirunners. El objetivo era simplemente pasarlo bien participando en las 24 horas en pista de Can Dragó. 19 corredores y el apoyo indispensable de otros miembros del club asegurándose que no nos faltaba de nada mientras corríamos, nos dábamos cita en el tartán azul de la pista barcelonesa, sin ninguna pretensión más que demostrar que se puede ser vegano y practicar deporte sin morir en el intento. La sorpresa vino cuando en las primeras seis horas de competición el club empezó a escalar posiciones.

Mi relevo empezaba cuando estábamos a pocas vueltas del tercer equipo. Eso me metió un poco de presión, además acababa de hacer Jordi un relevo descomunal y al menos no podía permitirme el perder posiciones. Por eso salí a modo de carrera de 10k y una vez pasada esta distancia mi intención era llegar hasta donde pudiese para completar mi relevo de 80 minutos, pero con un ritmo más contenido. La estrategia se fue al garete cuando mi compañero Luis me gritó desde la carpa del club que nos habíamos puesto primeros. No podía bajar el ritmo, así que me centré en intentar ser lo más constante posible y acabar el relevo con la misma media con la que empecé. Fueron 54 vueltas por mi parte, pero se dieron muchas más, en total 757 vueltas a la pista, más de 300 km para conseguir de manera heróica acabar en una segunda posición muy luchada y merecida. Un orgullo formar parte de este equipo y estoy seguro de que Can Dragó será sólo el principio. Porque no, no nos faltan proteínas ni nos vamos a morir por ser veganos y hacer deporte, y sin embargo, evitamos mucho sufrimiento innecesario. El año que viene ganamos, ¿a qué sí?

Marta
Increíble fin de semana, increíble equipo con la logística, corriendo y animando. Increíble lo mal que me lo habéis hecho pasar dejando la carrera donde la dejásteis para el último relevo. E increíblemente emocionantes esas últimas vueltas con la clasificación ya decidida, mientras el entusiasmo de la animación iba en aumento. Objetivo cumplido, el mensaje se oyó, alto y claro.

Mercedes
Un encuentro fantástico, como todos en los que coincidimos los veggirunners, pero en este además de pasarlo bien nos llevamos el sorpresón: SEGUNDOS!!!!! Mi crónica particular pues un poco agridulce, sintiendo no poder correr más deprisa para, al menos, no perder posiciones pero tan contenta como el que más cuando subimos al podio.

Divina
Un fin de semana agotador y emocionante. El reencuentro con compañeres y conocer a nuevas incorporaciones ganó al cansancio. Nunca una carrera me había hecho sentir tanta emoción, aunque para mi sean todes unes campeones con podio o sin él. La visibilidad que le han dado a la causa antiespecista es de medalla de oro.

Pedro
Cuando vuelves a casa como viajando en nube, es que algo grande ha ocurrido. Cuesta hablar de lo personal a nivel deportivo, cuando lo realmente importante ha sido el trabajo del equipo. Un equipo de grandes personas, empeñadas en pensar y actuar diferente. Un equipo con una idea común, y es que más allá de normalizar la práctica deportiva, queda claro que nos mueve la compasión. Por nosotros, por los que nos rodean, y por todos los seres sintientes.

Jordi
Llega el gran dia de las 24h de atletismo de Can Dragó. Ese dia todo pasa muy rápido, desde que me levanto a las 6 a.m. para ir al trabajo, hasta que empiezo a correr un poco antes de las 16h.

Solo con el desayuno y un poco de picoteo de fruta y frutos secos, una vez llegamos con Silvia a la carpa de los veggierunners, sobre las 14h, me siento relajado pero con dudas de si podré aguantar el ritmo para hacer 20k en 76 minutos.

Todavía con la decepción de mi abandono en el maratón de Donostia en el km 25, mi cabeza empieza a jugarme malas pasadas. Veo a Silvia que está ya en modo carrera, y con los nervios de antes de salir. Mientras se prepara y hace un pequeño calentamiento, me informan los del club que vamos séptimos!! mejor no le digo nada a Silvia, no quiero que le afecte el distrés.

Me voy con Silvia y los demás integrantes del club a la zona del relevo, ella sale a las 14h 37m y quiero ver bien cómo va el relevo, ya que el próximo en salir soy yo. Tenemos dos dorsales y un chip, la ayudo y le doy ánimos. Todo controlado para que “despegue” Silvia!!… llega el momento y noto sus nervios a flor de piel y pienso que las primeras vueltas las va hacer muy rápidas, y así es.

Desde la carpa le vamos animando en cada vuelta, veo en sus ojos cuando le falta el agua y voy preparando las bebidas, los últimos 30′ le doy una bebida energética que sé que le sienta bien y que hemos probado mil veces en las salidas largas.

Veo en su cara sufrimiento, y a mi me empieza a entrar el nervio y las ganas de correr. Silvia va manteniendo un buen ritmo y remonta a la tercera posición. Miro el reloj y quedan 15′ para mi salida, el tiempo vuela.

Silvia me marca a su paso por la carpa que va a dar dos vueltas más para hacer el relevo. Ya estoy con el dorsal corriendo hacia la zona de relevos, voy concentrado. Luis me dice que tranquilo, y que como lo haga mal me espera a la llegada jejeje, me saca la última sonrisa externa, ya que a partir de ahora será una lucha interna por mantener el ritmo para hacer mis 20k en 76 minutos. 

Pienso que si hubiera entrenado esta prueba específica seguro que superaría los 21k en 76 minutos, pero la cosa ha ido como ha ido y aquí estamos con lo que tenemos, no hay más.

Hago el relevo con Silvia y le felicito, al mismo tiempo que veo su cara con sus preciosos ojos azules enrojecidos por el gran esfuerzo, me digo “esa es mi Silvia, la que no se da por vencida y siempre saca de donde no hay” veo en su cara una mezcla de agotamiento, incertidumbre y alivio, su alivio también es mi tranquilidad.

Empiezo a correr, apenas he calentado y mi gps marca 3’35” – 3’40” el quilómetro. Son las primeras vueltas, estoy preparado y me hago mi carrera mental, mi estrategia y sé que ese ritmo bajará un poco, pero espero que no mucho más. Pasan 20′ muy rápidos y sigo en mis ritmos de inicio. Empiezo a notar una cierta relajación y mi ritmo un poco más lento pero sostenible. Me concentro solo en la respiración, voy pasando una i otra vez a las misma personas, y en la zona de las carpas intento ver alguno de los mios y en especial a Silvia. Siempre están animando.

Voy tan concentrado que ya no siento ningún tipo de molestia, y disfruto casi como un espectador más, pero desde dentro, miro el crono y minuto 45′, es el momento clave de encontrar un estímulo para los 31 minutos restantes.

Llevo un promedio por debajo de 3’50” el quilómetro y me queda cuerda, pero me falta un estimulo, alguien que tire de mi, veo que me pasa un descalcista mas pequeño que yo y que corre como un chabalín a la salida del cole!! intento seguirle el ritmo, pero poco a poco lo voy perdiendo, creo que hacen relevos cortos de 7 o 8 vueltas.

Llego al minuto 55′, me quedan 21′ minutos y aparece por detrás uno de corredors.cat, me avanza unos metros y veo que puedo forzar y aumentar el ritmo hasta volver a cogerlo, es perfecto y buen compañero,  nos vamos dando relevos y el tiempo vuelve a volar, minuto 65′!! me quedan 11′ para terminar y veo que mi compañero de viaje se queda atrás en un relevo, hay que darlo todo.

Hago una cuenta rápida, tengo que hacer unas 6-7 vueltas más.  No me relajo y voy a saco, todo lo que puedo!! ya veo a Raul, mi relevo y mi salvación, miro el reloj y casi minuto 75, le marco a Raul una vuelta más y relevo, alli voy, prueba superada con notable!

Paro el crono en 19’825 metros, misión cumplida, al parar recibo las felicitaciones del club y de Silvia, pienso que es un alivio haber llegado y al mismo tiempo también pienso en una próxima edición de esta prueba y mejorar.

Los veggierunners me han enganchado en el corazón y me siento orgulloso de ello y de esta experiencia.

Silvia
… 76 minutos no son tantos… 

Cuando me di cuenta estaba corriendo a ritmo de un 5k, como si fuese a llegar antes. Silvia!!! Que son 76′ sea el ritmo que sea!!!! Cuanto le cuesta a una pensar en minutos cuando está acostumbrada en kms.

Así que nada, a la media hora empecé a notar la pesadez en las piernas, así que con el giro de dirección en pista noté la bajada de ritmo, y un vientaco de cara que lo hacía más duro.

Madre mía!!! Quedan 40 minutos y con tanta vuelta… pensaba en lo bonito que es correr en montaña y lo que la echo de menos .

Conforme iba cayendo mi ritmo me sentí mal por si iba perdiendo vueltas o posición para el equipo, me pasó por la cabeza pedir relevo, pero tampoco veía justo que otra persona se responsabilizara de mis minutos, así que no dije nada. Aunque estaba preocupada por el equipo.

No pudo haber mejor compañía. Me sentí súper bien atendida y acogida por l@s compañer@s. Pendientes que comiese, que no me perdiese yendo al vestuario (me suelo desorientar cuando termino una competicion :)), perfecta la animación, la organización, la comida, las redes…

Aunque nos tuvimos que ir pronto estuve siguiendo al equipo. Enviando energía y ánimos desde casa. Me hubiese gustado estar apoyando y animando al equipo más tiempo, pero no fue posible. Sentía mucha emoción cuando veía videos y fotos de los compis, en algún momento me cayó la lagrimita.

Muchísimo orgullo por pertenecer y haber participado junto un equipo que se esfuerza y se deja la piel, no solo ese día en pista, sino en su día a día defendiendo sus ideales. Todo ese esfuerzo no quedó reflejado en un segundo puesto, mereciendo en primero, claro está, pero seguro hizo a más de un@ plantearse cómo solo “comiendo lechuga” pudimos correr más de 5 minutos.

Carlos
MAS CORRER Y MENOS COMER
8’30h del sabado 14:
Vamos a la otra punta de Barcelona a buscar donuts veganos de dos pisos que están descomunales.
Ya tardamos, venga vamos.
12’30h. del sabado 14:
Hay un sitio que hacen una pizza vegana cuatro quesos espectacular.
Ya tardamos, venga vamos.
14’30h. del sabado 14:
A comer en la pista, ya ha llegado el catering
Que rica está la crema y el fricando de seitan.
…y así todo el día.

Me enfrentaba a esta prueba de las 24 horas por equipos, bajo de forma, pasado de peso y con poco entreno específico, pero aún así acepto con gusto el reto solo por compartir momentos con gente del equipo. Lo que no sabia era que pasamos del compartir momentos a “partir la carrera”.

Comenzamos los primeros relevos de una manera más que digna, continuamos los siguientes ascendiendo puestos y nos pusimos en primer lugar… pero aún quedaba la noche. Habíamos quemado todas las naves durante el día y los demás equipos comenzaron a tirar de estrategia y hacían relevos de media hora con todos los corredores a muerte.

No duermo y me dirijo a la pista para ver a Pablo y Luis y estar cerca por si fuera necesario. Pablo se defiende con uñas y dientes, Luis lucha hasta que no puede más, me pide relevo y salgo a pista a mantener el tipo. Mi objetivo es aguantar la segunda posición y alejarnos de los terceros. Lo consigo, aguanto lo que puedo y antes de acabar mi relevo pido ayuda. Pablo sale de nuevo a pista a darlo todo hasta el relevo de Bea.
Gracias Pablo, te debo una.

Lo demás ya lo sabéis:
Segundos por equipos
Primeros por equipos mixtos
Conclusión:
MENOS COMER Y MAS CORRER

Rubén “Acho”

A las 24 horas de Can Dragó iba a pasar el finde (lo de correr era secundario jejeje lo reconozco), ver caras nuevas en el club y las que ya conocía echar unas risas, comer bien y ponernos al día, pero… El tema empezó y… Se nos fue de las manos. Fuimos en primer lugar muchas horas y… La emoción que viví antes durante y después de mi participación fue total. De hecho… La noche de antes apenas dormí 6 horas y… Eran las 3 de la mañana y… No me apetecía ir a dormir jejeje pero decidí irme a dormir unas horillas para estar preparado en las horas finales, que fueron… INCREIBLES. Un 10 para todo el equipo que participamos tanto corriendo como aportando animación y buena comida. Ese segundo puesto, que sabe a gloria. Go veggierunners!!!!

Déjanos tu comentario



Somos deportistas que practicamos y promovemos un estilo de vida compasivo.

Somos ciclistas, corredores, tiratletas, nadadores... que hemos comprendido que los animales son seres que sienten y padecen y no son nuestros para abusar o consumirlos.

logo-UDV-33a036